26 Años después…La encontré.

Dicen que la Web 2.0 está revolucionando la forma en que vivimos y como socializamos.

Y para mi, es bien cierto.

Para los que no lo saben (y me conocen), yo fui adoptado dos semanas antes de cumplir 8 años. Dos semanas antes de que se tramitara mi envío a un reformatorio por no haber conseguido el Gobierno, padres adoptivos para mi…

Ese momento lo considero uno de los mas importantes de mi vida, mi familia actual me adoptó, aun siendo grande y con mañas, no tuvieron problema en terminar de criarme, me enseñaron otra cultura y otro idioma, y que los milagros son posibles.

Pero algo faltaba.

Antes de que me adoptaran estos padres tuve una vida también. Mi madre nos había abandonado, a mis dos hermanos. Yo era el mayor de todos, le seguía Johana, y luego Giovanni.

Mi madre nos dejaba en un hogar de cuidado, pagaba un mes por adelantado y se iba a trabajar a la ciudad. Un día no regresó. Pasaron dos meses. La Sra. que nos cuidaba se comunicó con las autoridades familiares.

Eventualmente nuestra madre aparece y deja por sentado que nos colocaba en estado de “abandono”.

A mi hermano lo adopta un familia de la capital, dejaron en claro que no querían que el supiera que era adoptado. Y todavía debe andar así en algún lado del planeta.

A mi hermana la adopta una familia de otra ciudad. Sin embargo, yo, que era mas grande, no tenia tanta oportunidad. A los padres de mi hermana les proponen adoptarme, bajo la excusa de que de ese modo tendrían la “parejita” lista, y no separarían a los hermanos. Ellos aceptan (a regañadientes a mi parecer).

Dos años después me devuelven al Estado. Incompatibilidad o algo así dijeron que era la razón. Para mi fue una bendición y la apertura a cosas nuevas: primera vez que me montaba en avión, estaba ahora en la capital, y quedaba en recuerdo esa familia extraña que por todo peleaba, gritaba y se quejaba.

Pero atrás también quedaba mi hermana.

A esa edad, los 7 años, tomé una determinación, una que duraría mas de 26 años, y era el de conseguir a Johana.

Afronté, con la flexibilidad que tiene un jovencito de esa edad, los cambios de la vida. Fui a parar en una casa hogar, luego adoptado.

Esa determinación me seguía mientras yo crecía. Tenía que conseguirla de nuevo. A los 15 años en las vacaciones de verano mi padre me consiguió un trabajo en una empresa de Courrier y transporte internacional. Trabajé por dos meses como archivador y asistente. Ordenaba facturas y tenia bajo mi responsabilidad tener la cotización del dólar al día en la cartelera.

Un día descubrí que habían guías telefónicas de todas partes del país. Cierto día busqué la guía de la ciudad donde vivía con mi hermana. Busque el apellido, que no es muy común, y conseguí dos registros. Uno del que era mi padre y otro de la que era mi madre. O tenían dos direcciones o se habían divorciado, pensé.

Anoté los números en un papel. Pensé, pensé y pensé que hacer. Decidí esperar a hablarlo con mis padres, confiaba yo en su sabiduría y sabrían orientarme. Cuando les comenté que tenía el posible número de la familia de Johana, luego de meditarlo un poco, mi madre tomó la palabra y me dijo: ¿Que crees tu que pueda pasar?¿Que tal si ella no sabe que tiene un hermano? ¿Que tal si ni siquiera sabe que es adoptada? ¿Ella tendrá cuantos años? “Entre diez y doce”, le respondí. Era la única respuesta que sabía.

Concluyendo, mi madre me recomienda que espere a que ella cumpla 18, que tenga dominio sobre su vida y de esa forma ella podría elegir mejor.

Lo cierto es que a los 18 tu todavía realmente no haces eso, o por lo menos cuando llegó ese momento, fue lo que yo pensé.

No conseguí el número, el papel hacia tiempo que lo había perdido, busqué en las guías telefónicas y ya no los conseguía. Se habían esfumado. Decidí entonces, ante lo inútil de la búsqueda, que algún día la iba conseguir, sin siquiera haberla buscado.

15 años después descubrí el FaceBook. Junto a mi esposa y amigos me he divertido por horas con dicha Web. Conseguí amigos antiguos y actuales, colegas, compañeros de estudio, familiares y personas con intereses comunes.

Busqué a Johana, fue el primer nombre que escribí en el buscador, pero no contaba con los juegos de la fonética. Resulta que durante años estaba buscando a “Giovanna” (se lee “yiovana”). Cuando en realidad era otro. Por el apellido conseguí algunas personas, incluso contacté a una de ellas. Pese a la cercanía no conseguí a alguien que la conociera.

Hasta que un día.

Decidí “googlear” a la familia de ella, todavía recordaba sus nombres. Coloqué primero el del papá. ¡Voilá! Gracias a Dios y el destino el Sr. había escrito muchos libros y era una persona reconocida… Pero en otro estado, no en el que yo siempre había buscado… Y otra cosa. Conseguí un artículo de un periódico local donde hablaba sobre la vida de este insigne personaje, y allí estaba. Ya no se llamaba Giovanna, sino Celeste, de hecho Celeste Johana. Le habían cambiado el nombre, y el que era el primero se lo cambiaron al segundo y escrito de una manera distinta a la que yo pensaba.

De nuevo al FaceBook, escribí poco a poco, letra por letra el nombre. Luego el “Enter”.

Y allí estaba.

Esta vez, vi la foto del perfil y no tuve duda. Era mi hermana. El resto de la historia es igual de interesante, pero me la reservaré para luego, me gustaría incluso tal vez escribir un libro sobre eso…

Gracias FaceBook por favores recibidos… Y a Dios por permitirnos tener el FaceBook.

A veces la realidad supera a la ficción.

P.D.: Desde entonces nos hablamos frecuentemente. Cuatro meses después viajé para cocerla junto con mi familia. Fue impresionante, vernos luego de 26 años separados. Verla no fue conocerla, era como si nunca nos hubiésemos separado.

P.D.2: He editado algunos nombres para proteger la identidad de los personajes.

Anuncios

Acerca de JeanD

#Twitter and #LinkedIn Fan, Social Media Marketing expert, Outdoor and Travel enthusiasts, Professional Dog Trainer

  1. decalzonesycorazonesrotos

    :O por dios ¡¡
    que hermoso leer esto..
    en realidad la tecnologia,.. es muy buena y mala..
    todo depende de como se use..:D
    y me quede intrigada jeje…
    exito ¡

    • JeanD

      Gracias por tu comentario!
      Es cierto a veces ayuda y a veces molesta, pero bueno… hemos tenido que adaptarnos! Y por la intriga, bueno, en otro Post les contaré mas sobre lo que sucedió luego…

  2. jean: me en-can-tó! tu historia. muy linda, de verdad!! estaba viendo los tags de wp, ya me iba, pero me llamó la atención el título del post. gracias a la web 2 pudiste cerrar el círculo y empezar algo nuevo. saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: