Cuantas almas se perderán

“+”.

Positivo, eso decía el examen. El se quedó frío.

¿Como pudieron descuidarse?

– “¿Que vamos a hacer?” Dijo el, buscando una respuesta que le aliviara el peso y el momento por el que tendría que pasar.

– No se que vas a hacer tu. Yo si lo voy a tener.

La respuesta no le calmó. Por un momento se arrepintió de lo que había hecho, de lo que había hecho varias veces, a escondidas con la cantante del coro.

Necesitaba estar solo, en su mente volaban posibilidades, consecuencias, castigos, años de estudio desperdiciados. Tanta teología, tantas horas de filosofía, historia. Tantos retiros vocacionales para saber si eso era lo suyo.

Era joven, de hecho era uno de los Sacerdotes mas jóvenes de su tiempo.

¿Y que dirán los demás?

La familia, los amigos, los colegas, los feligreses. Que vergüenza para sus padres, quienes estaban orgullosos de tener un hijo que había seguido el camino de Dios.

Recordó que el hombre es libre de escoger su destino. Que tenemos 3 vocaciones principales: El matrimonio, la soltería y el sacerdocio. El escogió el ultimo, sin embargo no respetó ninguno de los 3.

¿Y Dios? ¿Que pensaría Dios?

El lo sabía: “A quién mas se le da, mas se le pedirá…” El Señor le cobraría las almas que dejarían de salvarse por su falta. Las que no llegarían a conocer a Dios. Las que se aprovecharían de esta situación para acusar y señalar a la iglesia. El castigo no sería leve seguramente.

Y tragó saliva.

– “Hay que hacer lo que hay que hacer”. Pensó.

-Un pecado no se arregla con otro pecado.

Y dio la cara.

Fue a reunirse con el Director. La respuesta fue la mas lógica. Adiós a esa vida. Ya no sería mas pastor de ovejas. Ahora sería una oveja que alguna vez fue pastor. Que ironía.

La joven estaba contenta. El se retiraría, podrían ser felices, ya no se esconderían. Su relación dejaría de ser pecado para convertirse en bendición. Los chismes pasarían, pero ella seguiría. Estaba enamorada.

Tres días después de conocer la noticia, lo vi en el Centro Comercial. Lo que vi fue muy triste. De hecho, uno de los momentos mas tristes de mi vida.

Llamé inmediatamente a mi esposa. Con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada le dije:

– Vi al Padre… Al parecer es su primer día de trabajo. Esta en el Centro Comercial. Le estaban explicando como hacer sus rondas… Vestido de vigilante.

Tanta teología, tanta filosofía, tanta historia…

Anuncios

Acerca de JeanD

#Twitter and #LinkedIn Fan, Social Media Marketing expert, Outdoor and Travel enthusiasts, Professional Dog Trainer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: